Articulaciones

Tendones

Músculo

Rendimiento

El cartílago

El cartílago es un material que recubre los huesos y juega un papel fundamental en el óptimo funcionamiento de la articulación. El cartílago forma una superficie de fricción lisa y deslizante que permite una correcta movilidad, amortiguación y transmisión de fuerza entre los huesos.

Comparte este artículo

Los componentes principales del cartílago son: condrocitos (células del cartílago), Matriz extracelular (40% de mucopolisacáridos, 50-60% colágeno tipo II, glucoproteínas, elastina, sales de calcio), y agua. Los condrocitos son las células responsables de la formación de los diferentes componentes de la matriz extracelular, que es la que forma al tejido sus especiales características biomecánicas.

El agua ejerce de “colchón”, amortiguando los impactos en las zonas de fricción y roce. Los mucopolisacáridos tienen la capacidad de retener gran cantidad de moléculas de agua, lo que les permite aportar elasticidad, lubricación y capacidad de recuperación al cartílago frente a las compresiones. También cumplen una función anti inflamatoria a niveles de los componentes celulares causantes de la inflamación. Además, se encargan de bloquear algunas enzimas destructoras del cartílago.

Proceso degenerativo del cartílago

El proceso degenerativo se inicia a nivel del cartílago articular, involucrando en su desarrollo a todos los componentes de la articulación. El proceso es provocado por múltiples causas en el que intervienen factores genéticos, metabólicos, etc. la causa última de degeneración articular se debe al desequilibrio entre el desgaste permanente al que está sometido el cartílago articular, frente a la limitada capacidad regeneradora de este tejido.

La evolución del desgaste del cartílago articular consta de cuatro fases:

  1. Edema del cartílago. No hay signos clínicos ni radiológicos (sólo es apreciable mediante microscopio electrónico)
  2. Fibrilación: cartílago “en cepillo”. El desgaste afecta a la capa de deslizamiento.
  3. Fisuración: se producen cráteres que afectan a la capa de amortiguación.
  4. Ulceración-eburneación: el hueso subcondral aparece en la superficie articular.

cartilago

Imagen superior: Anna Jurkovska/Shutterstock.com

Contenido relacionado

Actualidad

Últimas novedades

Entrevistas

Experiencias de la gente Siempre en Play

Nutrición

Mejora tu movilidad desde la alimentación

Ejercicios

Para prevenir, recuperar y mejorar