Articulaciones

Tendones

Músculo

Rendimiento

Los antiinflamatorios no esteroideos para el tratamiento de tendinopatías: ¿Amigos o enemigos?

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como ibuprofeno o naproxeno entre otros, no son útiles para el tratamiento de la tendinitis u otros tipos de tendinopatías o lesiones del tendón. Es más, el consumo de estos fármacos puede empeorar el problema o retrasar su curación. 

Comparte este artículo

Tales son las conclusiones de un estudio publicado en Clinical Journal of Sport Medicine. Aunque se desconoce exactamente su incidencia, se cree que las tendinopatías son muy comunes. Deportistas, atletas aficionados, personas activas con profesiones con movimientos muy repetitivos incluso, personas inactivas o mayores pueden sufrir problemas en los tendones (la estructura fibrosa que une músculo y hueso), como consecuencia de una lesión, un exceso de uso o la pérdida de elasticidad por el envejecimiento.

A pesar de que se les denomine “tendinitis” (la terminación en “-itis” indicaría inflamación) lo cierto es que la inflamación no es la causa de los problemas en el tendón. Por tanto, no existe base para utilizar antiinflamatorios como tratamiento. Ésta estará presente inicialmente (casos agudos) como parte de un proceso en el que aparecen otros síntomas como serían el dolor y la rigidez. Además, en las tendinopatías crónicas en las que el tendón no es capaz de cicatrizar, no se ve ningún signo inflamatorio.

«Aunque la tendinopatía es un trastorno no inflamatorio, los AINE (antiflamatorios no esteroideos) son ampliamente utilizados para su tratamiento. Irónicamente, el efecto analgésico de los AINE permite a los pacientes ignorar los síntomas iníciales, posiblemente causando daños adicionales al tendón afectado y retrasando la curación definitiva«, advierten los investigadores, los traumatólogos y cirujanos ortopédicos Merzesh Magra y Nicola Maffulli, de la Universidad Keele (Reino Unido).

Tendinopatías recientes y crónicas

Los especialistas reconocen que, durante las fases iniciales de la tendinopatía, analgésicos como el gel de naproxeno disminuyen  el dolor, pero que “no ayudan a la curación de las lesiones del tendón”, por lo que “es cuestionable si los AINE deben usarse para aliviar el dolor en las denominadas tendinopatías agudas”. Es más, Magra y Maffulli recuerdan que “que lo que puede parecer clínicamente una “tendinopatía aguda” puede ser en realidad un fallo avanzado en una respuesta crónica de la que no hay evidencias de inflamación”. Es decir, en los casos que se han hecho crónicos, como no hay inflamación, no existe base racional para prescribir antiinflamatorios pues estos no actúan en la raíz del problema. Pese a ello, muchos profesionales siguen creyendo que los antiinflamatorios permitirán una recuperación más rápida, cuando “no hay base biológica que justifique su eficacia, ni evidencias de sus beneficios”, subrayan Magra y Maffulli.

Por el contrario, estos especialistas insisten en que se investiguen “otros tratamientos que promuevan la verdadera reparación de los tendones, que “incluyan estrategias para estimular la activación de las células del tendón”.

Productos relacionados

Contenido relacionado

Actualidad

Últimas novedades

Entrevistas

Experiencias de la gente Siempre en Play

Nutrición

Mejora tu movilidad desde la alimentación

Ejercicios

Para prevenir, recuperar y mejorar